NUESTRO NEGOCIO

Easy Splash es una empresa que se dedica al diseño y comercialización de trajes de baño y accesorios, orientada principalmente a niños en edad de aprendizaje de natación.

Andrea y Elisa, son dos jóvenes madres profesionales, que desarrollaron este producto a partir de una inquietud personal, de resolver la necesidad de resguardar a sus hijos de los peligros a los que se exponen en lugares donde exista riesgo de muerte por ahogamiento.

Los trajes de baño Easy Splash, funcionan como una “boya” porque en caso de caída, el niño subirá automáticamente a la superficie, quedando su cabeza, fuera del agua ya que los flotadores se ubican por encima del centro de gravedad del cuerpo (ombligo).

Traen aparejado además, un papel educativo ya que permiten que los niños aprendan a nadar muy rápido. El niño es totalmente autónomo y libre en cuanto a sus movimientos e irá encontrando su equilibrio con total naturalidad.

Están destinados a bebés de 10-12 meses aproximadamente (dependiendo de su estructura corporal y firmeza) hasta niños de 4 años.

easy splash-32

NUESTRO PRODUCTO

Los niños y bebés tienen necesidades específicas a la hora de disfrutar del sol, una piscina o la playa por lo que Easy Splash, desarrolló estos trajes de baño que se basan en un principio muy simple: son dos mallas de lycra que constituyen una única prenda de baño que se ajusta totalmente al cuerpo del niño; entre ambas y a la altura de la cintura, se sitúan entre 6 y 8 compartimentos de espuma de polietileno antideslizante que son las que cumplen la función de “hacer flotar” al niño.

Sus principales ventajas son:

  Ayudan al bebé o niño a disfrutar del agua de manera práctica y segura.

  Reemplazan a los incomodos “bracitos” inflables, o los salvavidas clásicos,  permitiendo absoluta libertad de movimiento.

  Evitan tener que trasladarse con innumerables artilugios incómodos e inseguros para disfrutar del agua.

  No necesitan ser inflados

  Son livianos y de secado rápido.

  Funcionan como una segunda piel, cómoda y elástica.

  Los flotadores, se pueden quitar según van progresando en su aprendizaje hasta no necesitarlos más.

  Tienen larga durabilidad por estar fabricados  en lycra totalmente transpirable y resistente al  salitre del mar y cloro de las piscinas.

  Aportan tranquilidad ya que son fáciles de colocar y sacar para los padres, pero se les dificulta a los niños.

  Su forma ergonómica y la posición de los flotadores están pensadas para que no impidan a los niños nadar y divertirse al mismo tiempo.

CLIENTES FELICES